Vous voulez être inclus dans ma liste de Mailing?

Le Mouvement Nouvel Elan "MONE" a commencé
avec une grande conférence de presse  et a présenté son plan d'action pour les prochains mois ...


nouveau Ouvrage

1998 Fuente: La Prensa - Argentina
Fecha : 3/8/98
Idioma: castellano
Clasificacion Tematica 1: Otros
Clasificacion Tematica 2: Riesgos y amenazas
Clasificacion Tematica 3:

 

EL RACISMO ENVENENA LA UNIDAD EUROPEA
Uno de cada tres ciudadanos comunitarios no duda en confesar que odia a las "razas inferiores". En un ambiente de alto desempleo, los africanos son el blanco principal de la xenofobia. Y Bélgica -según un estudio- es el país donde más abierta se manifiesta la intolerancia.

Europa ha visto cambios en los últimos 10 años. Primero se derrumbó el muro de Berlín y ahora las barreras económicas están desintegrándose. Pero está apareciendo una nueva estructura y su amalgama es el racismo. El desarrollo de lo que se llama la fortaleza europea incluye continuos ataque contra los inmigrantes, el crecimiento de partidos de ultraderecha y un reciente sondeo de opinión de la Unión Europea, donde uno de cada tres encuestados admitió que es bastante racista o muy racista.
La gente educada está avergonzada. "Los inmigrantes son culpados por todo, desde el desempleo hasta por los embotellamientos", afirma Hugo Ongena, jefe del grupo activista Mano en Mano de Amberes. "Este es el punto que define el futuro de Europa."
Por mucho, las memorias de la Alemania nazi están al tope de la lista de ventas. Pero mientras se acerca el milenio, en esta ciudad belga nadie se acuerda del horror de medio siglo atrás. Hoy el dinero y el trabajo es lo que importa. Y las fatigas económicas han sugerido a la xenofobia y a los movimientos fascistas que esta vez el blanco sea la gente de color.
El tema, dicen, preocupa a los gobiernos. La Comisión Europea abre una comisión ad hoc en Viena, los activistas antirracistas empujan hacia una legislación que haga más fácil enjuiciar la discriminación y, mientras tanto el señor Paterson Berko está repensando su vida.

Maldito racismo

Berko, de 40 años de edad, pensó que había superado el tema de ser un hombre negro en Europa. Luego, una noche, un hombre de Ghana, estado de Africa occidental, de nombre Kuabena Ebou, puso su estéreo demasiado alto.
El 10 de julio de 1994 la policía de Amberes llegó al departamento de Ebou. Esta desagradable ciudad de 500.000 habitantes, donde una de cada cuatro personas está desempleada y un grupo político de ultraderecha disfruta de un 25% de adhesión popular, es la primera línea de Bélgica en su guerra racista.
Ebou fue llevado por policías que decían que se había vuelto loco y revoltoso. El hombre, de 34 años de edad, permaneció seis meses en coma antes de morir. La policía declaró que el estado de coma fue la consecuencia de una inyección de insulina suministrada para controlar un ataque de epilepsia. Pero en, la comunidad africana circulan rumores de que su cuerpo terna las marcas de suela de botas muy gruesas.
La respuesta de Berko a esto y a similares incidentes sirvió para fundar la Asociación para el Bienestar de Ghana, un intento por mejorar la vida diaria de la comunidad más pobre de la ciudad.
La molesta ironía es que muchos de los extranjeros son de hecho ciudadanos europeos, Berko, quien trabaja en una fábrica de fertilizantes de Amberes, ha vivido en este continente durante 18 años. En los papeles es un francés, pero en público no lo es.

Belgas, los peores

Vivir con miedo por el color de piel podría aparecer como el pequeño secreto sucio de un país silencioso, mejor conocido por sus chocolates, diamantes, y el cuartel general de la Unión Europea. Excepto que esto no es un secreto.
Bélgica es un hogar para la gente más racista de Europa, está a la cabeza en una población continental de 370 millones de habitantes cada vez más tensos por la falta de trabajo y la inmigración, de acuerdo con la encuesta de la Unión Europea difundida en 1997.
En la encuesta, a los ciudadanos europeos les plantearon la siguiente pregunta: Algunas personas sienten que son poco racistas. Otras, que son muy racistas. ¿Usted me daría el número que indique sus propios sentimientos sobre esto?
Los belgas fueron los más abiertos sobre sus sentimientos racistas. Un 22% se consideró a sí mismo como muy racista. Les siguieron los franceses con 16% y los austríacos con un 14%. Los menos racistas fueron los suecos, 2%. Entre todos los europeos, sólo el 9% se consideró muy racista y otro 24% dijo que era bastante racista.
El análisis que acompaña la encuesta indica que los entrevistados explicaron sus tendencias racistas, vinculando temas de gran interés popular -como desempleo, crimen, abuso de drogas- con las crecientes legiones de refugiados, que golpean a la puerta de Europa.
Cualesquiera sean las razones, Europa está siendo estimulada para digerir rápidamente la creciente transformación étnica. Las voces liberales apelan a la educación y al empleo integrador, mientras que los grupos de ultraderecha imitan el slogan del partido político más popular de Amberes, llamado Vlaams Blok: Eigeb volk eerst (Nuestra gente primero).

Las ofensas

La Unión Europea comenzará este año a realizar estadísticas periódicas sobre crímenes motivados por el odio racial en el Observatorio de Racismo e Incidentes Xenofóbicos de Viena. Hay muchas historias que apoyan la necesidad de datos y acciones oficiales para reducir los incidentes racistas.
Durante el año oficial contra el racismo (1997), un niño de 16 años del norte de Africa que jugaba en la ruta fue muerto por la policía francesa. En la ciudad alemana de Mecklenburgo neonazis duplicaron sus ataques contra los extranjeros, algunas veces quemándolos vivos. Y en una menos severa pero similar práctica, los jugadores de fútbol de color son insultados cada fin de semana en varios estadios de Europa.
Para absorber el desencanto europeo hay una variedad de organizaciones de ultraderecha. Sobresalen el Frente Nacional francés, la Liga del Norte de Italia y el Partido Liberal de Austria. El clima agresivo de odio de hoy es lo que le preocupa a la mayoría de los inmigrantes.
"El racismo tiene una nueva cara", dice Said Charchira presidente en Bruselas del grupo Forum de Inmigrantes Europeos. "Antes era un racismo de rechazo, hoy es un racismo de ataque. Somos vistos como problemas que se pueden solucionar, no como personas."

Esto es particularmente cierto en Amberes, como lo evidencia el éxito de Vlaams Blok, cuya plataforma se ha expandido de su objetivo original -mantener la independencia de los flanders (los que hablan holandés en Bélgica)- a la expatriación de casi todos los inmigrantes.
E1 partido obtuvo el 27% de los votos en las últimas elecciones y regularmente mantiene entre 18 y 25 asientos en el Congreso. Espera gobernar la segunda ciudad más grande del país para el año 2000.

 Marcos R. Della Cava

 

 

Druckversion Druckversion | Sitemap
© companyname

Diese Homepage wurde mit 1&1 MyWebsite erstellt.